El niño es el eslabón más débil del sistema. La pieza más vulnerable de la estructura social, al mismo tiempo que nuestro futuro como sociedad. En nuestros niños y niñas, jóvenes y adolescentes descansan nuestras esperanzas de un futuro mejor, más justo y equitativo. Por eso desde la Asociación invia destinamos una parte importantísima de nuestros esfuerzos a hacer lo posible para preservar la infancia y blindarla desde nuestros diversos servicios y áreas de trabajo. Lo hacemos atendiendo y acompañando directamente jóvenes que han sufrido diferentes tipos de violencia o que se encuentran en situación de vulnerabilidad, pero sobre todo interviniendo en su contexot

Ayer se celebró el Día Internacional de la Familia, una fecha que cada año aprovechamos para recordar el papel central que desde nuestra entidad damos a esta estructura social, sea cual sea su composición y estructura, el número de miembros que la componen o la terminología que utilizamos para definirla.

Y es que las familias son el primer círculo social de los niños, y por lo tanto, ayudarlas y reforzarlas implica proteger la pieza más delicada del engranaje social. Asimismo, son un valioso agente de acompañamiento emocional a adolescentes y jóvenes, que a pesar de encontrarse en una fase de búsqueda de independencia y libertad, en momentos vulnerables necesitan que su familia les proteja sin juzgarles.

La mejor manera de ayudar a la infancia y la adolescencia, pues, es reforzar sus familias para que puedan ser los referentes sanos y prosociales que los niños, niñas y jóvenes necesitan para un buen desarrollo biopsicosocial. Tenemos mucho trabajo por hacer todavía en esta dirección desde nuestra sociedad: como recientemente reclamaba ECAS-Entidades de Acción Social, faltan acciones de apoyo a las familias y que garanticen la plena conciliación: ampliar la oferta pública de guarderías y diversificar los horarios para adaptarlos a la diversidad de las familias, incluir servicios de apoyo a las familias como los SOAF (servicios de Orientación y Asesoramiento a las familias) en la cartera de servicios sociales como recurso universal, promover espacios alternativos de apoyo a la crianza adaptados a las necesidades de familias en situación de vulnerabilidad, implementar medidas de apoyo específico a las familias monoparentales (que registran tasas más altas de riesgo de pobreza), etc.

De todo ello se deduce también la trascendencia que en la Asociación invia, como entidad que tiene como misión apoyar y acompañar a las personas más vulnerables, otorgamos a nuestro Servicio de Atención a las Familias y la Infancia (SAFI).

El SAFI trabaja para ser un recurso de referencia en el territorio que ofrezca orientación, apoyo y ayuda a las familias en sus dudas sobre la crianza y en las dificultades surgidas durante la convivencia familiar. A través de diversos programas y estrategias atendemos a los diferentes tipos de familias, detectamos qué es lo que no funciona y las acompañamos en su propio camino. Establecemos mecanismos de mediación, trabajamos cuestiones como la violencia familiar o el abuso o vamos a las escuelas a dar pistas y consejos a los padres y madres sobre cuestiones relativas a la crianza, además de prestar una atención global a los niños, adolescentes, jóvenes y a sus familias a través del apoyo educativo y el refuerzo escolar.

En resumen, en la Asociación invia invertimos en familia. Y haciéndolo, invertimos tiempo en nuestras sociedades.

 

Quieres saber más cosas del Servicio de Atención a las Familias y a la Infancia?
  • Contáctanos en safi@invia.cat o llamando al teléfono 93 25 155 626.