Voto para todas las personas con capacidades diferentes, sin ninguna restricción. Esta es la petición de las entidades que, como la Asociación invia, los apoyan. Desde las últimas elecciones, se ha dado un gran paso, porque el Congreso de los Diputados aprobó, en octubre de 2018, devolver el derecho de voto a las personas que lo habían perdido, como consecuencia de decisiones judiciales; una situación que afectaba, sobre todo, a las personas con inteligencia límite.

No todo está ganado, sin embargo, ya que la Junta Electoral Central ha elaborado una instrucción en el sentido de que los miembros de la mesa y los apoderados puedan hacer constar en acta las identidades de las personas con discapacidad si consideran que no se está ejerciendo el derecho a voto de forma libre y consciente. Todo ello, cuando la Ley Orgánica se modificó para poder ejercer el derecho a voto sin excepciones. Ante esto, las entidades sociales, el Síndic de Greuges y la Generalitat hemos pedido una rectificación a la Junta Electoral Central.

En todo caso, en la Asociación invia queremos felicitarnos por este acceso al voto que debe suponer un paso adelante en el camino de lograr la plena participación política de las personas con capacidades diferentes.

 

Manolita Sanz
Miembro de la Junta de la Asociación invia