Projecte Claudel Xarxanet

Proyecto Claudel: talleres de terapia a través del arte para supervivientes de violencias machistas

Xarxanet ha publicado una entrevista de Patricia Ortuño, responsable del Servicio de Acompañamiento a Familias e Infancia (SAFI) de Associació in via, hablando sobre Proyecto Claudel que hemos creado en la entidad: talleres de terapia a través del arte para supervivientes de violencias machistas. Debajo podéis leer la noticia o bien consultarla en la fuente original a través de este enlace:

Associació in via ha desarrollado este proyecto con el objetivo de facilitar la construcción de nuevos recursos de superación para víctimas de violencia

Proyecto Claudel permite a las usuarias indagar en cualquier disciplina artística, desde pintura, música y, incluso, el mundo audiovisal a través de la creación de un cortometraje.
Fuente: Associació in via
Dos usuarias de Proyecto Claudel en el taller de grafiti que se hizo después de la visita a la exposición «Banksy. Ther art of protest», este verano 2021.
Fuente: Associació in via
Diferentes obras creadas por las participantes de Proyecto Claudel en un taller de grafiti. El objetivo es empoderarlas y proporcionar nuevos recursos de superación. Fuente: Associació in via

«El arte ayuda a crear y construir nuevas estrategias de gestión de las emociones y nuevos recursos de superación gracias a su carácter creativo y expresivo. De este modo lo sustenta Associació in via, que hace ya más de 6 años que apuesta por el arte terapia en su Proyecto Claudel, un programa que consiste en la realización de talleres semanales, en un espacio de creación artística, dirigido a mujeres y jóvenes que han sido víctimas de violencia machista y sexual, acogidas en los 9 recursos de protección de la asociación.

Proyecto Claudel nació a raíz de la detección, en los recursos de acogida residenciales de Associació in via, de mujeres y jóvenes supervivientes de abusos sexuales a quiénes les era difícil seguir una terapia habitual y poder trabajar todo el sufrimiento y las experiencias traumáticas que llevaban dentro. Así lo explica Patricia Ortuño, responsable del proyecto. A partir de aquí, des de la asociación han perfeccionado los talleres y les han dado una continuidad, también como sororidad de las vivencias de las víctimas.

Los objetivos principales que se marcaron en Proyecto Claudel son, principalmente, que las mujeres y jóvenes consigan empoderarse y tomar las riendas de su vida. Además, tener la capacidad de descubrir otra forma de expresión y de visualización de lo que han vivido, y también de lo que pasa a nivel de sociedad, no solamente a ellas. Que tengan voz.

Los talleres se han realizado desde una perspectiva de género interseccional, transcultural y de reducción de daños, siguiendo la filosofía de Associació in via, para favorecer y potenciar el proceso de recuperación psicoemocional que ha dejado un impacto de esta magnitud en sus vidas. «Para nosotras es importantísimo valorarlas a ellas, su cultura, sus costumbres, su saber. En definitiva, es un aprendizaje conjunto», expone Ortuño.

Ejemplos de talleres que se realizan

A través de diferentes disciplinas de arte y de la creación de obras, sin tener en cuenta la parte estética, se facilita que las mujeres y jóvenes puedan sacar sus emociones retenidas, negadas o desconocidas.

Associació in via ha realizado algunas exposiciones de las obras que se han creado e nlos talleres de pintura y cuadros: «Fue muy interesante porque tuvo repercusión que ellas pudieron ver, es de las que más les gustó», explica Patricia Ortuño, quien añade que las participantes pudieron ver cómo había una finalidad más allá de ellas mismas y de su expresión.

Actualmente, está en marcha la creación de un cortometraje, una idea que surgió de las mismas participantes, las cuales ya han creado un guión y trabajan sobre cuatro emociones básicas. «Hay un trabajo detrás más allá del cortometraje en si, otra forma de hacer las cosas que, para muchas de ellas, es muy innovador», plasma la responsable del proyecto. Se trata de un relato que se trasladará al ámbito visual. En ediciones pasadas, un grupo de usuarias muy interesadas en la música y el canto crearon una canción.

También se realizan talleres de expresión corporal y relajación, hecho beneficioso que ayuda a las usuarias a desbloquear el cuerpo, a detenerse y observarse.

Además, una actividad recurrente son las salidas temáticas. Por ejemplo, visitas a exposiciones, como «Frida Khalo, la vida de un mito», o «Banksy. The Art of Protest», después de la cual hicieron un taller de grafiti. «Estas salidas y este contacto con el arte que hacen las demás puede ser significativo para ellas, es muy importante», afirma Ortuño. En otros momentos, también se han hecho salidas para hacer fotografías, en paisajes urbanos o rurales.

Cada vez que llega el 25 de noviembre o el 8 de marzo, asisten a las manifestaciones, con sus pancartas creadas, y con sus mensajes, aquello que quieren expresar.

La importancia del arte

Los beneficios de la expresión a través del arte en una persona son varios, pero para las usuarias es una manera de expresarse que, hasta el momento, no habían experimentado. Es un método para dejar ir sentimientos. Además, también es una prevención de otras conductas que podrían ser de más riesgo, de esta manera lo explican des de Associació in via. Cada persona que empieza el taller también escoge dentro de sus disciplinas la que más le guste.

Para personas que han sufrido violencias traumáticas el arte es una primera vía de expresión para comenzar a trabajar y, a la larga, poder poner palabras a todos esos sentimientos que, al principio, no se pueden ni verbalizar, explica Patricia Ortuño.

Las actividades se llevan a cabo en grupo. Des de la asociación explican que promueven un trabajo que agrupa los mismos ejes que una terapia individual, pero organizándolo desde el trabajo grupal. No quieren centrar los talleres en una experiencia individual-vivencial si no construir un contexto explicativo de las vivencias personales, con herramientas para afrontarlas y, incluso, revertirlas. Gracias a esta cooperación, se crea un diálogo, no solamente con la palabra, también con la expresión.

El trabajo en grupo crea un clima de abertura, además de puntos de referencia entre ellas, ya que pueden sentir que otra persona avanza, o detectar manifestaciones que significan algún avance. «Este es el camino y hacia allí voy», expone la responsable del proyecto, que es lo que transmite este clima de cooperación entre las participantes.

Así, Proyecto Claudel seguirá vigente el año 2022. «Nuestra intención es que dure tiempo, creemos mucho en este proyecto y en todos los beneficios que tiene en ellas», apunta Ortuño.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.