Eduard tiene 28 años, y es el autor del libro Sueños en el cajón, junto con Ana Belén Arbués. Los dos se han estrenado como escritores con este libro lleno de sentimientos y vivencias, en el que Eduard explica el camino que ha recorrido desde los 12 años, cuando su vida cambió completamente debido a un accidente.

“Me gustaría que cuando la gente lea mi libro, entienda lo que me pasó a mí y a mi alrededor, a mi familia y amigos”, explica Eduard cuando le preguntan por el libro. Con Sueños en el cajón, publicado por el editorial Círculo Rojo, “se ha dejado ir” y explica todos sus recuerdos, todo lo que ha sentido desde que, como él mismo dice «volví a nacer y tuve que aprender de nuevo”. Es por lo tanto una historia de superación personal y de fuerza, que quiere mostrar como, a pesar de las adversidades que nos puede traer la vida, también se puede ser feliz: “tengo que aprovechar la vida que tengo ahora, apreciar lo que he conseguido y las dificultades que he superado”. Es además la muestra de una familia unida, donde el amor y el apoyo han sido fundamentales para superar, todos juntos, una situación inesperada y difícil.

Un sueño guardado en el cajón durante mucho tiempo

La idea de escribir un libro para dejar constancia de sus sentimientos y vivencias ya le rondaba por la cabeza desde hacía mucho tiempo: “desde los 14 años he querido plasmar en un libro mi historia. Desde entonces he tenido claro que quería escribir todo lo que he sentido para dejarlo marcado”. Pero sus problemas de coordinación después del accidente y algunas dificultades para escribir le frenaban para hacerlo solo. Hasta que conoció a Ana Belén, que cuando escuchó su historia, se ofreció para escribirla.

“Conocí a Ana Belén un día por chat, pero para poder explicarle cómo soy ahora, le tenía que explicar los motivos por los cuales soy como soy”, nos cuenta Eduard. Así empezaron su camino de casi un año hacia la publicación del libro. Cada día que hablaban, Eduard le iba explicando más detalles de su historia, hasta que ella misma le propuso escribir un relato. Él, encantado, enseguida le dijo que sí, ya que con su apoyo podría conseguir unos de sus sueños: “el libro es un regalo para mí, porque era una cosa que tenia pendiente y que siempre había querido hacer. Pero no sabía cómo, hasta que la conocí».

Ana Belén trabaja de administrativa, pero en su tiempo libre es aficionada a escribir relatos cortos: “lo que tenía que ser en principio un relato corto, de carácter personal para los dos, se convirtió en un libro, ya que nos hacía mucha ilusión a los dos intentar publicarlo”. Y lo han conseguido.

«Para poder explicarle cómo soy ahora, le tenía que explicar los motivos por los cuales soy como soy”

Crearon un equipo perfecto, en el que ella ordenaba los sentimientos y daba forma a las historias que Eduard le iba explicando. Tomaba notas de todo, que después adaptaba al formato literario. Cuando había algún recuerdo o anécdota que Eduard no recordaba (después del accidente tiene que apuntarse a menudo las cosas para no olvidarlas debido a problemas de memoria) hablaban con su madre, una de las primeras lectoras y correctoras del libro.

El hermano de Eduard ha dejado también su testimonio en el libro “para explicar los acontecimientos vividos desde otro punto de vista”, comenta Ana Belén, con un breve relato que él mismo escribió de forma personal cuando tenía 15 años, momento en que sucedió el accidente.

Voluntad de superación

Después de estar un mes en coma y “volver a nacer”, Eduard pasó tres meses en el hospital y tuvo que afrontar una larga recuperación para poder volver a caminar, comer o hablar, así como someterse a diversas operaciones. Tal y como él mismo: “hay dos Eduard, el de antes del accidente y el de después. Los dos son el mismo individuo, pero cada uno con una personalidad diferente, y con una visión positiva”. Eduard tuvo que hacerse adulto de golpe, y adaptarse a una nueva vida, de la cual se siente orgulloso: “en el hospital no sentía dolor, sin fuerza y ganas de recuperarme».

Una vez finalizada la recuperación inicial, comenzó el instituto para cursar la ESO y posteriormente ha hecho varios cursos y formaciones en centros adaptados para persones con discapacidad intelectual. Es entonces cuando puede seguir los estudios a de acuerdo a su nuevo ritmo de aprendizaje, y donde conoce a algunos de sus amigos actuales.

“En el hospital no sentía dolor, sin fuerza y ganas de recuperarme»

En Junio de 2016 llega a “in via” para hacer el curso pre laboral de Iniciación en el Sector Servicios, a través del cual puede realizar prácticas, por primera vez, en el mercado de Trabajo ordinario, concretamente en un Supermercado, que finalizó en diciembre. Aquí ha conocido personas con quienes compartir y vivir nuevas experiencias, mientras espera poder realizar un curso de inserción para encontrar un Trabajo adaptado a sus necesidades.

Cuando le preguntan si se quiere dedicar a la escritura, tiene claro que “el libro no ha sido nunca un objetivo para lucrarme, sino un medio para expresar todo lo que llevaba dentro y poder ayudar a otras personas en su recuperación”. De manera que ya puede incluir en su cuaderno de notas y diario un nuevo objetivo conseguido: el libro que durante tanto tiempo ha estado deseando.

Historias reales como la suya, llenas de fuerza, valor y de superación, son todo un ejemplo para otras personas y familias que se encuentran en situaciones similares. Sueños en el cajón es una muestra de sentimientos y de emociones explicadas en primera persona, que no os dejará indiferentes.

Podéis encontrar el libro para recibirlo en casa a través de las tiendas online Amazon o Fnac.