dues dones abraçades mirant l'horitzó

Los derechos de las mujeres consumidoras de drogas o con trastorno mental y víctimas de violencia machista, por fin, respetados en Cataluña

Associació in via es la primera entidad del Estado español que acoge de forma integral en sus recursos residenciales a mujeres que realicen un consumo activo de sustancias legales e ilegales o que presenten una patología dual y son víctimas de violencia machista, desde una perspectiva de reducción de daños y desde el modelo de inclusión residencial Housing First

Hasta ahora las usuarias en esta situación no podían ser acogidas en ningún recurso residencial de protección convencional

Barcelona, 21 de septiembre de 2022

Hasta el día de hoy, si en Cataluña y en el Estado español una mujer era víctima de violencia machista y se encontraba realizando un consumo activo de tóxicos o presentaba una patología dual, es decir, que además de tener una adicción tenía un trastorno mental, no podía acceder a ningún recurso de acogida y protección. Dicho de otro modo, los derechos de las mujeres consumidoras o con patología dual y supervivientes de violencias machistas eran vulnerados de forma sistemática, si estas no se encontraban llevando a cabo un tratamiento de su drogodependencia o de su trastorno mental.

Esta situación se ha revertido desde este mismo verano gracias a la apuesta de Associació in via a través del proyecto EUNICE, que por primera vez ha recibido financiación de las tres principales instituciones catalanas, la Generalitat de Cataluña, la Diputación de Barcelona y el Ayuntamiento de Barcelona para atender estos casos. Desde el 2008, el proyecto EUNICE ya se estaba desarrollando con fondos propios de la entidad, pero no fue hasta el año pasado que el Ayuntamiento de Barcelona empezó a ofrecer un mínimo apoyo económico, y la colaboración de este año permitirá ofrecer atención, acogida y protección a muchas más mujeres.

Hasta ahora, muchas de las mujeres víctimas y supervivientes de violencias machistas que se encontraban en situación de drogodependencia se veían obligadas a convivir con su maltratador o a vivir en la calle, puesto que los recursos de acogida no aceptan a personas que tienen una adicción en activo, y muchas de estas mujeres se ven incapaces de empezar tratamiento a causa de la violencia a la cual se ven sometidas, puesto que el consumo se ha convertido en su manera de soportar el maltrato.

Ahora, y mediante la colaboración económica de las tres instituciones públicas, Associació in via –con el proyecto EUNICE-– se convierte en la primera entidad del Estado español que lleva a cabo una atención integral a hasta 16 mujeres desde una perspectiva de reducción de daños y un modelo de inclusión residencial Housing First, es decir, situando a la persona y su salud en el centro, no a la sustancia, y sin pretender que las mujeres abandonen su consumo antes de recibir la atención que necesitan, asumiéndolas en sus recursos de acogida y protección. Estas perspectivas garantizan que las mujeres puedan realizar una auténtica integración social, una apropiación de derechos vulnerados y un proceso de recuperación psicoemocional y de autonomía en cualquier de los recursos de la entidad, conviviendo con otras mujeres y familias que se encuentran en situaciones de vulnerabilidad.

“El objetivo no es conseguir que se desintoxiquen; el objetivo es que se cuiden”, explica Irene Andrés, directora de Proyectos I+D+i y ex-responsable del Servicio de Atención Integral a la Mujer de Associació in via. “Cómo cada uno afronta el dolor es cosa suya, y no tendría que ser motivo de exclusión. Es por eso que trabajamos desde una perspectiva de reducción de daños, poniendo la mirada en la salud de las personas, no en la adicción. Porque, cuando miras la salud, la vida, el dolor; cuando te sientes cuidada y te dejas cuidar, al final, empiezas a quererte”, añade.

Para proporcionar una respuesta especializada a estas mujeres, las profesionales de la Associació in via realizan una formación continuada en drogas y patología dual y reciben supervisiones especializadas, trabajando de forma coordinada con las profesionales de la Red de Atención a las Drogodependencias y de la Red de Salud Mental.

Más allá de los casos que llegan a través de las diferentes entidades públicas y privadas, Associació in via también cuenta con un convenio de colaboración con la entidad Metzineres del Raval (Barcelona) que permite que todos los casos de mujeres que están en situación de calle, son víctimas de agresiones o violencia machista y que consumen lleguen directamente a la Associació in via, sin pasar por el circuito de servicios sociales.

La relación entre vulnerabilidad y drogas, cada vez más frecuente

A partir de la atención integral proporcionada por Associació in via en sus recursos de acogida y protección para mujeres en situación de extrema vulnerabilidad se ha detectado, en los últimos años, un aumento considerable de las mujeres que presentan problemas o trastornos derivados del consumo de tóxicos: en el caso de las mujeres mayores de 25 años se ha pasado del 13,33% registrado en 2019 al 14,29% en 2020; y en las menores de 25 años se ha pasado del 23,53% registrado en 2019 al 41,18% en 2020.


Durante el 2021 Associació in via ha atendido un total de 114 víctimas y supervivientes de violencias machistas, de las cuales un 13% eran consumidoras y solo una se encontraba en tratamiento. Respecto a los tipos de consumos y las observaciones realizadas, la entidad ha podido concluir que:
El alcohol es la droga de consumo mayoritaria, siendo presente en un 40% de los casos; en segundo lugar lo es la cocaína, en un 26% de los casos; en tercer lugar se registran consumos de cannabis en un 20% de los casos; las benzodiacepinas y la heroína las encontramos presentes en un 13% de los consumos; y, finalmente, la ketamina y MDMA en un 6% de los casos.
– En cuanto al poli consumo, lo encontramos presente en el 26% de las mujeres atendidas, siendo lo poli consumo de cannabis y cocaína lo más frecuente, registrado en un 50% de los casos.
– El 26% de las mujeres y jóvenes atendidas fueron víctimas de violencia sexual en la infancia.

Así pues, la experiencia que ha supuesto trabajar de forma integral con estas mujeres ha constatado que es imprescindible abordar estas situaciones desde una doble perspectiva de reducción de daños –entendiendo la complejidad de los procesos de deshabituación de drogas–, y de género –entendiendo la complejidad de los procesos de salida de violencias–, proporcionándolas el tiempo, las herramientas y el apoyo psicoeducativo especializado que requieren, puesto que no hacerlo acostumbra a suponer su expulsión de los recursos y aumenta exponencialmente su revictimización.

El porqué del nombre

El proyecto EUNICE toma su nombre en homenaje a Nina Simone, el auténtico nombre de la cantante Eunice Kathleen Waymon, compositora y pianista nacida el 1933 en los Estados Unidos y superviviente de violencia machista, que presentó problemas asociados al consumo de tóxicos y un trastorno mental concomitante. Nada de todo esto le impidió destacar por su activismo en la lucha por los derechos y libertades de las mujeres negras y desarrollar una brillante trayectoria artística.


Podéis descargaros estanota de prensa en este enlace.

Para más información o entrevistas podéis contactarnos a premsa@invia.cat


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.