Hace unas semanas, el diario La Vanguardia publicó un completo artículo de la periodista Rosa Maria Bosch explicando el trabajo que hacemos en la Asociación «in vía» y en la Casa de la Jove para acoger y acompañar a personas que han sido víctimas de violencia en el ámbito familiar. Lo hizo a través de la terrible experiencia, contada en primera persona, de la Nisrine, una de las usuarias de la entidad, víctima de abusos y violencia.

La Casa de la Jove abrió puertas en 1953 y acoge actualmente a 24 jóvenes y mujeres víctimas de diferentes tipos de violencia y abusos, con el objetivo último de potenciar la recuperación de la propia autonomía y la emancipación de estas personas.

Proporciona atención psicoeducativa, alojamiento y manutención, 24 horas del día y 365 días al año, a jóvenes y mujeres a partir de los 16 años que se encuentran en situación de vulnerabilidad o riesgo de exclusión social: víctimas de violencia machista, falta de vivienda, precariedad económica, inmigrantes sin recursos, etc.