Desde el Servicio de Atención Integral a la Mujer (SAID) de la Asociación invia, y con el objetivo de acompañar a la joven para que consiga la autonomía suficiente para iniciar un camino hacia su plena emancipación, damos importancia y potenciamos la adquisición y la mejora de las diferentes habilidades y recursos académicos necesarios para su empoderamiento, que le permitan acceder al mundo adulto con todas las garantías.

Simultáneamente al acompañamiento psicoeducativo que se realiza en la residencia Casa de la Jove, los Pisos de Autonomía Marina y Lavanda y el Piso Joven, se analiza de forma individualizada y teniendo en cuenta los diferentes aspectos transculturales la situación educativa y académica particular de cada joven, con el objetivo de proporcionar un espacio de aprendizaje y de refuerzo académico adaptado a sus necesidades de formación, para promover su educación, su integración social y su desarrollo profesional.

A nivel de formación, las necesidades urgentes e inmediatas de la joven suelen ser diversas. En el caso de la mujer extranjera recién llegada, pueden consistir inicialmente en la adquisición de nociones básicas en las lenguas castellana y catalana que le permitan empezar a desarrollarse dentro de su nuevo entorno vital lo antes posible. Puede ser útil también la potenciación de las habilidades de lectoescritura, comprensión lectora, cálculo básico, etc. En otros casos, la joven se encuentra cursando estudios en la etapa de la educación secundaria obligatoria o a nivel de bachillerato y se la asiste en aquellas asignaturas que le suponen una mayor dificultad.

Invariablemente, un aspecto clave e imprescindible en un refuerzo académico efectivo es la capacidad de las formadoras y los formadores de empatizar y conectar con la particular situación psicoemocional de la joven para conseguir identificar en cada momento cuáles son las estrategias educativas óptimas para mantenerla motivada de forma sostenida en el esfuerzo y la adquisición de nuevos conocimientos, especialmente en casos donde ésta presenta daños psicoemocionales como consecuencia de su historia vital, donde a menudo se encuentran presentes la violencia, la negligencia y el abandono por parte de su familia.

Las formadoras y formadores somos testigos de que, en muchas ocasiones, la joven demuestra una notable y sorprendente capacidad para resistir y superar situaciones vitales complicadas, consiguiendo abstraerse de su problemática personal durante el horario de clase, mostrando fuerza de voluntad y espíritu de superación y concentrándose e implicándose en la mejora de sus recursos académicos. Esta excelente predisposición acaba traduciéndose en resultados académicos satisfactorios y todo ello no puede hacer más que empujar a las y los profesionales de la Asociación invia a seguir trabajando con la máxima ilusión y complicidad posibles.

 

Dani Andrés
Técnico de refuerzo escolar Asociación invia